Acciones municipales
Ruido

RESPUESTA CORTA

El ruido, hoy en día, no tiene efecto alguno sobre el cambio climático, pero desde el Ayuntamiento consideramos que en ocasiones es necesario ir un poco más allá de lo meramente climático para abrazar un concepto de sostenibilidad urbana más amplio que beneficie al conjunto de la ciudadanía.

Hoy en día, está ampliamente demostrado que la contaminación acústica tiene efectos adversos en la salud física y mental, tales como:

  • Aumento de la presión arterial
  • Disminución de la capacidad auditiva
  • Incremento de la fatiga
  • Dificultad para dormir
  • Incremento de los niveles de ansiedad

En ese sentido, el Ayuntamiento de Bilbao ha desarrollado unos objetivos y unas acciones específicas para combatir este tipo de contaminación:

RESPUESTA LARGA

Para entender un poco más a fondo las acciones realizadas por el Ayuntamiento con el objetivo de contrarrestar la contaminación acústica, pondremos de ejemplo actuaciones como las llevadas a cabo en la zona de Sabino Arana, con el desmantelamiento de los antiguos accesos desde la A-8, y como han mejorado notablemente las condiciones sonoras de la zona, sometida con anterioridad a altos niveles acústicos derivados del tráfico de vehículos.

En Alameda Rekalde por ejemplo, se eliminaron los carriles de circulación por la tarde y noche para dedicarlos a aparcamiento (de 20 h. a 7h).

Además, desde 2008 se ha establecido una red de vigilancia de contaminación acústica, que en la actualidad cuenta con 50 monitores de ruido (17 fijos y el resto móviles).

Objetivos y acciones

En este sentido, como ciudadanía podemos adoptar un comportamiento cívico que reduzca el impacto sonoro de nuestras actividades, tales como:

  • Evitando usar vehículos de motor a no ser que sea imprescindible. De esta manera aparte de reducir el ruido estaremos reduciendo la contaminación atmosférica por gases de efecto invernadero.
  • Evitar realizar actividades ruidosas fuera del horario diurno como pasar la aspiradora o poner lavadoras.
  • Respetar las horas de descanso y el horario nocturno.
  • Evitar poner música o la televisión a un volumen muy alto para prevenir molestias auditivas tanto propias, como para el resto de los vecinos.
  • Realizar obras domésticas sólo en el horario que establezcan las Ordenanzas o normativas.
  • Y, por último, pero no menos importante, aislar e insonorizar nuestro hogar, ayudará no solo a reducir la contaminación acústica entrante y saliente, sino que también disminuirá la necesidad de uso de calefacción o aire acondicionado.
MEDICIONES-ACÚSTICAS-DE-REGISTROS-CONTÍNUOS-REALIZADOS-EN-EL-DISTRITO-6-1Descarga

Tu opinión nos importa

Seguro que tienes ideas o consejos útiles para poner en práctica.
¡envianoslos y ayudanos a mejorar!