¿Qué es el cambio climático?
Evolución de los acuerdos sobre cambio climático

Evolución de los acuerdos sobre cambio climático

Aunque alguna décadas antes se habían publicado artículos sobre el cambio climático, el estudio del clima tal y como lo conocemos ahora no comenzó hasta 1958, cuando comenzaron a realizarse mediciones sistemáticas de la concentraciones de CO2 en la atmósfera en Mauna Loa y la Antártida.

La comunidad científica comenzaba a inquietarse y durante la década de 1960 comenzaron a celebrarse diferentes reuniones entre expertos/as que trascendieron el ámbito científico para llegar a la Casa Blanca en 1965. Una de las consecuencias de este salto a la arena política fue la fundación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en 1970.

No fue hasta 1987 cuando los diferentes gobiernos comenzaron a establecer medidas globales para la protección de la atmósfera. Ese año se aprobó, por ejemplo, el Protocolo de Montreal, diseñado para proteger la capa de ozono a través de la reducción en la producción y el consumo de los denominados clorofluorocarbonos o CFCs (las últimas informaciones apuntan hacia su paulatina recuperación).

Posteriormente y tras la puesta en marcha del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en 1988 y la publicación de su primer informe (1990), llegó la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, que supuso la apertura para su firma por parte de los distintos estados de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), considerada como la «acción más importante sobre el cambio climático hasta la fecha».

El siguiente hito histórico en la lucha contra el cambio climático es la adopción del Protocolo de Kyoto en 1997, que por primera vez estableció objetivos de emisiones vinculantes para los países ricos, aunque nunca fue ratificado por naciones como Estados Unidos y no incluyó a potencias como China o India. Aunque inicialmente se estableció como fecha límite para su cumplimiento el año 2012, la Conferencia de Naciones Unidas del Cambio Climático celebrada en Doha ese mismo año decidió prorrogarlo hasta el 2020. Los países suscritos a esta prórroga suponen el 15% de las emisiones mundiales.

Hasta 2015, año en el que se aprobó el Acuerdo de París, se sucedieron diversas cumbres que trataron de poner las bases para el relevo del Protocolo de Kyoto con escasos resultados o fracasos como el Copenhague en 2009.

La cita parisina se antojaba, por tanto, como una de las últimas oportunidades para sentar a los distintos países en la redacción de un acuerdo orientado a frenar las consecuencias más nefastas del cambio climático. La conferencia concitó el interés mundial y fue calificada como un éxito al recoger la firma de 195 países. Algunos de sus principales puntos son:

  • el objetivo a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales
  • limitar el aumento a 1,5 °C, lo que reducirá considerablemente los riesgos y el impacto del cambio climático
  • que las emisiones globales alcancen su nivel máximo cuanto antes, si bien reconocen que en los países en desarrollo el proceso será más largo

Sin embargo y aunque se trata de un acuerdo jurídicamente vinculante, no se incluyen medidas concretas, quedándose en una mera declaración de intenciones. Tampoco se establecieron sanciones para los países que no alcancen sus objetivos. De hecho, un solo verbo estuvo a punto de dar al traste con el acuerdo: a última hora hubo que cambiar el verbo “deberá” por “debería” en el capítulo de obligaciones para que Estados Unidos firmara el documento.

Las cumbres llevadas a cabo desde la conferencia de París (Marrakech 2016 y Bonn 2017) han servido para empezar a concretar las reglas de aplicación del Acuerdo de París, aunque por el momento los avances están siendo tímidos, postergando las negociaciones más duras hasta la cumbre que se celebrará en Polonia en 2018.

Tu opinión nos importa

Seguro que tienes ideas o consejos útiles para poner en práctica.
¡envianoslos y ayudanos a mejorar!