Acciones municipales
Energía

La transición a un modelo de generación de energía basado en fuentes renovables y el incremento de la eficiencia energética, junto con el fomento de la electromovilidad o movilidad eléctrica, son algunas de las principales medidas para luchar contra el cambio climático desde una perspectiva urbana.

Aunque las fuentes de generación de energía son un aspecto fundamental, el incremento de la eficiencia energética a través de la rehabilitación de los edificios también es una medida ineludible. Es necesario poner más atención a la conservación y gestión de la demanda, usando la menor cantidad de energía posible.

Objetivos y acciones

La red de edificios municipales dispone de un plan de ahorro energético que, dependiendo del servicio afectado, contempla las siguientes actuaciones:

  • Instalaciones eléctricas
    • Sustitución de lámparas o luminarias por otras de tipo LED
    • Instalación de detectores de presencia para la automatización del encendido y apagado de las luces
  • Instalaciones de calefacción
    • Sustitución de las calderas de bajo rendimiento por instalaciones de condensación
    • Sustitución de quemadores por dispositivos modulantes

Asimismo y además del control de consumos, se hace un seguimiento y ajuste de los términos de potencia contratados, se ajusta la energía reactiva y se tratan de utilizar las lámparas de mayor rendimiento.

En total, 66 edificios disponen de certificados energéticos (por ejemplo, las instalaciones deportivas de Bilbao Kirolak, que tienen implantada la UNE-EN ISO 50001 desde 2013), habiéndose realizado igualmente auditorías en 20 edificios municipales.

Con respecto a las Viviendas Municipales de Bilbao, en los últimos años se han realizado una serie de actuaciones especiales enfocadas a mejorar la eficiencia energética de los edificios y las condiciones de accesibilidad.

Además también se incorporan criterios de eficiencia energética en ámbitos como el alumbrado público o la adquisición de maquinaria y equipos para distintos servicios municipales con el objetivo de reducir el impacto ambiental del ayuntamiento.

De esta forma, 608 viviendas, que en los próximos 2 años aumentarán a 674, disponen en la actualidad de sistemas de energía alimentados por fuentes renovables que suministran agua caliente sanitaria, calefacción y potencia para los ascensores.

Más del 60 % de estas viviendas disponen de este tipo de instalaciones desde su construcción, siendo las soluciones de suministro seleccionadas la energía solar térmica y la biomasa. El resto de residencias disfrutan de estos sistemas gracias a la ejecución de planes de rehabilitación, habiéndose instalado paneles solares o instalaciones de energía solar térmica.

Tu opinión nos importa

Seguro que tienes ideas o consejos útiles para poner en práctica.
¡envianoslos y ayudanos a mejorar!