¿Qué puedes hacer tú?
Ruido

Menos ruido, más salud

La contaminación acústica es una de las grandes desconocidas. En muchas ocasiones no somos conscientes del nivel de ruido que soportamos (sobre todo en entornos urbanos) hasta que ese ruido cesa. Aunque no todas las personas tenemos la misma sensibilidad ante el ruido, sí hay un momento a partir del cual todos y todas comenzamos a sentir molestias.

El ruido es invisible pero muy perceptible y, aunque no tiene un efecto directo en el entorno, sí causa gran impacto tanto sobre los seres humanos como sobre otros seres vivos.

¿Sabías que …

Qué alternativas ofrece tu ciudad

El Ayuntamiento de Bilbao pone a tu disposición un servicio de control de la contaminación acústica en el que puedes solicitar una medición para comprobar si una actividad excede la normativa.

Consejos para la ciudadanía comprometida con el control del ruido

¿A que no imaginabas lo perjudicial que puede resultar el ruido y lo relativamente sencillo que es disfrutar de un entorno saludable con un poco de voluntad?

La consecución de un entorno en el que la exposición continuada al ruido no suponga un problema se contempla en las bases de la Estrategia Medioambiental Bilbao Saludable.

Estamos en contacto con más ruido del que nos damos cuenta, date un tiempo y busca espacios silenciosos para desconectar.

Coches, motos, autobuses… generan contaminación ambiental y también acústica. Existen alternativas más silenciosas como la bici, el tranvía o ir a pie ¿te apuntas?

Tranquilidad, por mucho que toques el claxon, el atasco no va a desaparecer y sólo consigues generar un ruido innecesario.

Las obras domésticas generan ruidos inevitables. Respetar el horario de inicio y fin permite a todos y todas descansar del ruido las horas necesarias.

Los horarios comerciales marcan la actividad diaria de nuestros barrios. Si mantenemos la puerta de nuestro local cerrada, evitaremos que salgan al exterior los ruidos.

Respetar la apertura y el cierre de negocios evita ruidos en horas no deseadas.

La diversión no está reñida con el descanso. Si salimos de noche, no hace falta montar más ruido. Respetar el vecindario es respetar la convivencia.

Tu opinión nos importa

Seguro que tienes ideas o consejos útiles para poner en práctica.
¡envianoslos y ayudanos a mejorar!